martes, 24 de junio de 2008

Odia Ofeimun

Acabo de descubrir a un poeta, ahí va uno de sus textos.

Poema Bantu

Hemos viajado lejos
en las entrañas del tiempo
con pies de millones de años
abatiendo las venas de las montañas,
sosteniendo valles contra mares de arena
que todavía persiguen la fértil cima
de nuestra tierra. Preguntamos
como el primer pájaro volando sobre el agua
pregunta a las olas por la sal
Preguntamos, nosotros que viajamos,
¿cuándo llegaremos?

¿Cuándo,
llegando de donde salimos?
renovamos nuestros ojos en frescas leyendas
para las tormentas de arena que cubren las nubes
donde no hay lluvia que empape las arenas ardientes
Preguntamos: nosotros que hemos cruzado golfos y acantilados
buscando siempre grandes mesetas
y mayores libertades para encontrar el cielo más grande
bajo cuyo sol nuestros brazos se abren
para abrazar el sueño más grande
preguntamos: nosotros que viajamos
¿cuándo llegaremos?

¿Cuándo acogeremos el cálido
regreso a casa? Nosotros
que hemos seguido el rastro eterno
–orgullo de los uBantu– desde la costa de Guinea
y los tantos ríos debidos
al Futa Jallon y al Kilimanjaro,
nosotros que hemos unido los grandes flujos de las eras–
el Nilo y el Níger
el Zambezi, el Mjolozi y el Congo
Nosotros que hemos seguido al antiguo conocedor
que pidió sitio para la danza
antes de que ellos levantaran sus pies
Nosotros no deseamos ofender la tierra
en cuyo pecho debemos descansar,
Preguntamos: ¿cómo llegaremos?
¿cuáles vientos
...................cuáles silbidos
......................................cuáles canciones?
¿Cuáles flautas, las sonajas, los fuetes
cuáles banquetas
para llevar a nuestros guías a la arboleda
donde los ancestros de todos los climas
todos los clanes y las naciones a la vez
juntaron su sangre con el juramento
de la esencia de la tierra?

Nosotros que viajamos: en nuestras muchas idas
Yynuestros regresos sin fin
preguntamos: ¿cuándo llegaremos?
donde el mundo comienza
en la palma de la mano
donde los conocedores desearon que terminara
con el lirismo puro del grito de amor de la mujer
encrestando la vacilante virilidad de la soledad
para juntar a todos los niños bajo el sol,
en un solo pecho, una canción de muchas voces
atravesando desde el centro de la tierra
hasta la estrella más lejana.

Copiado de la revista de poesía Alforja, número 41
Traducción de María Baranda

Odia Ofeimun, poeta y ensayista nigeriano (1950), líder político y periodista de su país. La verdad, el sufrimiento de su pueblo y la libertad son constantes es su poesía. Para él la poesía es un medio maravilloso para transgredir al mundo; la pureza del lenguaje, su belleza es la voz que habla para la sociedad.

jueves, 19 de junio de 2008

Del acoso a la libertad

Me pregunto qué pasa con la vida si en cada esquina me encuentro con un reclamo, con una ofensa o, en el mejor de los casos, con una sentencia profética que retumba en mi silencio. ¿Por qué esas máquinas oxidadas tratan de decirme lo que debo hacer? Se arrastran, mastican basura y se esconden de la lluvia; yo como un cuervo negro y brillante vivo en esa oscuridad luminosa que es mi libertad a pesar de todo.