domingo, 22 de mayo de 2011

De jaladas y chingaderas peores

Últimamente he andado apachurrada; como que toda la energía del universo se puso en mi contra (hay que exagerar, es nuestra herencia Marga López y Libertad Lamarque), y como persona tendiente a la depresión, pues cada cosita se me hace una desgracia. Sí, ya sé que casi siempre ando triste, pero les juro que lucho por estar bien todos los días de mi vida, de sonreír, de ver lo bueno, tarea nada fácil para mí. No crean, hay momentos en que sí estoy contenta y valoro las cosas buenas que pasan en mi vida. Bueno, pero no podrán negar que a veces pasa "desgracia tras desgracia"; cuando apenas tengo planes de darle colorcillo a mi vida, pasa algo y se lleva a la chingada todo mi esfuerzo y la verdad a veces me canso de batallar un chingo. Me propuse una pequeña meta muy importante para mí y ahí estoy en chinga trabajando con eso, pues nada, que no me salió; luego gracias a la pinche inseguridad ahora soy medio desempleada, porque perdí el trabajo que tenía en las tardes, según esto porque el número de alumnos bajó a casi el 50 por ciento, y es cierto, muchos puestos fueron suprimidos y pues ahora me tocó a mí. Me deprimí mucho; el dinero que me generaba ese trabajo lo necesito para pagar la renta de mi departamento; además me gustaba dar clases. De pronto me sentí sin nada que hacer, llegaba a la casa y, como estaba acostumbrada a trabajar después de descansar como una hora, lo que hacía era acostarme y así se me iba el día. Sólo salía si alguien me invitaba a salir y era todo. Luego fui con el "monstruo" de la dieta, (jeje así le digo al doctor que me atiende porque soñé que se me aparecía cuando me iba a comer un pan y luego me perseguía), me subí al instrumento del terror y tortura, o sea, a la báscula y ¡madreees! que peso un chingo, para colmo, tengo un problema, subo de peso más rápido que una persona normal y lo mismo pasa para bajarlos, por más que haga la dieta al pie de la letra bajo a cuenta gotas, cuando normalmente se debe bajar más, así que estoy en un tratamiento especial, aunque la primer semana me funcionó muy bien, ya la siguiente no; eso también me deprime, porque me siento la más gorda del planeta. Luego la maldita soledad, los fracasos, los pedos emocionales de años atrás que están muy arraigados, en fin, todo junto. Si una persona tiende a la depresión es muy fácil que cuando se presenta una dificultad se vengan todas de golpe las hijas de la chingada. Así que casi me cortaba las venas con galletas de animalitos y lloraba todo el tiempo cual actriz de las películas de Pedro Infante. Cuando le hablaba a alguien para no estar sola me mandaban a la fregada, y yo pensando que no me quieren (sí tú, están a tu disposición, también tiene cosas que hacer!!!!!).


Pero después me dije: ¿no te estás quejando siempre de que no tienes tiempo para nada? Pues ahora lo tienes; cierto es que ya no tendré lana, pero pos tampoco estoy acostumbrada a los lujos y sí a partirme la madre. Y en lugar de disfrutar mis tardes libres ahí estoy chillando como loca, ya ni a mi sacrosanta madre iba a ver ni a mi chamuquillo (mi sobrina).


En esos días, una llamada me dio la esperanza de que esa meta que me propuse todavía puede ser realidad y de nuevo estoy trabajando en eso. Échenme todas las buenas vibras por fa!!!! Le pediré a la Maga que baile su danza de la energía.


También tengo en mente unos proyectillos que espero ahora sí lleguen a su fin, y pues rascándome la panza no estoy, nomás estoy sin el jodido dinero, eso sí, pero pos ni pedo, mientras pueda pagar la renta. También pienso hacerle unos arreglillos al departamento como pintarlo y ponerle cortinas nuevas para que se veo bonito y me den ganas de llegar. Ahí la llevo.


Ahora me llamó una de mis hermanas y me dijo que mi otra hermana había tenido un episodio muy gacho producto de su enfermedad crónica, me preocupa demasiado eso, y me sentí egoísta y tonta; yo preocupándome por pendejadas cuando hay cosas más importantes como la salud. Con eso sí no podemos hacer nada, pero pos mi hermana no necesita la lloradera, sino ayuda. Ayer fui con ella y mi sobrina al cine, también fue mi amiga Sabrina con sus niños y nos la pasamos chido, a mí me daba risa verlas todas apuradas con los güercos jeje; una se cayó y a la otra se le perdieron las llaves del carro y cada quien en su pedo. Pensé que es lindo andar así por un niño, es parte del show, espero que un día yo pueda tener uno y ahora sí que se agarren mis amigas las mamás, porque si tengo un hijo será bien desmadroso y lo tendrán que aguantar como yo aguanto a los suyos jeje.


Luego de que me hablaron para contarme lo que pasó, me lancé a la casa de mi mamá a ver cómo estaban todas, el asunto no pasó a mayores, pero pos el susto fue fuerte y mi madre es diabética y a la niña (hija de mi hermana) le tocó ver todo y andaba asustadilla. Le ayudé a mi sobrina a estudiar la prueba de enlace y me quedé un rato.


En esta semana iré a ver a mi mamá y de paso voy con mi sobrina a jugar con ella y ayudarle con sus tareas, ya no me despegaré por muchos días, para que mi hermana no batalle tanto, pues ni chance tiene de respirar. Hay que echarnos la mano unos a otros, si no, ¿pa qué está la familia y los amigos? Y a las dos o tres personas que leen este blog y a los pocos que me rodean, les quiero decir que los amoooo. Pocos amigos, pero harto cariño.




Y ya saben, si necesitan de una mano amiga, pos nomás me dicen!! jajaja




Cuídenese, coman huevo con frijoles.



GraceC/DC o la Lobita canta o la Jazzia, como quieran ustedes mentarme



P.D. Perdonen las malas palabras de este post, yo que soy toda propiedad (nomás aquí en el blog), pero pos como ando depre, no hay mejor terapia que decir cuanta jalada se le ocurra a uno, pa sacar el estrés.


Maga: no se agüite por el jale, usté disfrute de su libertad ahorita, haga cosas y diga hartas palabrotas para como yo para calmar la angustia.